Espacio disponible para su publicidadNoticias Jóvenes  

  Diciembre  
6
  Lunes  
   

Consejo de la Juventud de Zaragoza

MisMontes.com

AupaZaragoza.com

Iglesia en Zaragoza (Hoja Diocesana)

Espacio Disponible para su PUBLICIDAD 976 274426

  
Colonias de Verano Ánade en el Pirineo Aragonés para chicos y chicas de 7 a 17 años - ABIERTA LA INSCRIPCIÓN VERANO 2021

InternacionalLa primera latina en la Alta Corte
Redacción (NJ) (Jul 20, 2009) Internacional
A finales de febrero, tres semanas después de operarse de cáncer, la juez del Tribunal Supremo de EE.UU. Ruth Bader Ginsburg estuvo presente en el primer discurso del presidente Barack Obama en el Congreso. Nadie esperaba que acudiera, dadas las circunstancias. Pero ella quería que el país viera que hay una mujer en el Supremo. La única en los últimos tres años. La única desde la jubilación de Sandra Day O´Connor y hasta la presumible llegada de Sonia Sotomayor, que además de mujer es latina. «Es como si volviera a la facultad de Derecho en 1956, cuando éramos nueve mujeres en una clase de 500 y sentíamos que hablábamos en nombre de nuestro sexo», recuerda Ginsburg.

Sotomayor ha completado esta semana su testimonio frente al Comité Judicial del Senado. Y según ha publicado la prensa estadounidense, puede que tres de los siete republicanos voten a favor de su nominación para la todopoderosa corte, enviándola a la Cámara Alta, que la confirmaría en la primera semana de agosto.

Los republicanos expresaron sus dudas sobre asuntos clave como el aborto, la pena de muerte o el derecho a llevar armas. Preguntas a las que Sotomayor prefirió no responder directamente, afirmando que buscará analizar los temas en su contexto. Preguntada por sus declaraciones de hace ocho años, cuando afirmó que «una sabia mujer latina está en condiciones de aplicar mejor la ley que un hombre blanco», respondió: «Me arrepiento si esas palabras ofendieron a alguien».

«Es como si volviera a la facultad de Derecho en 1956, cuando éramos nueve mujeres en una clase de 500»

De ser aprobada, el Supremo de nueve miembros acogerá a la primera latina en septiembre, en sustitución del liberal David Souter. Y los medios en español se congratulan por ello. «Ya era hora. La nominación de Sotomayor llega después de que los hispanos se convirtieran en la principal minoría. La jueza representará a casi 50 millones de latinos que no tenían una voz en la máxima corte del país», escribe «El Nuevo Herald».

«Mis experiencias personales y profesionales me ayudan a escuchar y entender, con la ley siempre dominando el resultado en cada causa». Así describió la juez sus actuaciones, defendiendo su decisión en el caso de los bomberos de New Haven al que ahora le ha dado la vuelta el Supremo (el cuerpo canceló una ronda de promociones por no haber ningún miembro de las minorías y Sotomayor rechazó la apelación de los bomberos blancos).

Ya en 1995 la magistrada de origen puertorriqueño alcanzó el status de celebridad al convertirse en el personaje más aplaudido por los fans del béisbol, que son legión en EE.UU. ¿Su mérito? Apoyar a los jugadores frente a los dueños de los club, acabando así con una huelga de muchos meses que habría llevado a la cancelación de la Serie Mundial por primera vez en 90 años.

Nacida en el barrio neoyorquino del Bronx en junio de 1954, a Sotomayor le diagnosticaron diabetes cuando tenía ocho años, pocos meses antes de la muerte de su padre. La madre, enfermera en una clínica de metadona, crió a sus dos hijos con un modesto salario. Aun así Sotomayor pudo estudiar en Princeton (la magistrada describe su llegada a la elitista universidad como «una visitante aterrizando en un país extraño»). Allí se graduó "***** laude" para después hacer Derecho en Yale.

Es su origen humilde lo que al parecer más ha pesado en la decisión de Obama: una mujer que creció en un pequeño apartamento de protección oficial; que siempre recuerda cómo su madre trabajaba seis días a la semana para pagar el colegio católico, comprar la única enciclopedia del barrio y cocinar para familia y amigos. Tras graduarse pasó cinco años en la oficina del fiscal del distrito en Manhattan antes de pasar a la práctica privada. A los 30 se convirtió en la jueza más joven del Distrito Sur de Nueva York, además de la primera de origen puertorriqueño en el Segundo Circuito de la Corte de Apelaciones de EE.UU.

«Mis experiencias personales y profesionales me ayudan a escuchar y entender, con la ley siempre dominando el resultado en cada causa»

«Soy una persona ordinaria bendecida con oportunidades extraordinarias», resumió al ser presentada por Obama. El presidente la ha escogido con cuidado: fue nominada tanto por republicanos -George H. W. Bush en 1991-, como por demócratas -Bill Clinton en 1997-.

Liderado por John Roberts, el alto tribunal podría girar a la derecha en un momento en que el país se ha movido a la izquierda con Obama. El éxito de Roberts depende del juez Anthony M. Kennedy, voto «bisagra» que en los casos importantes acaba inclinándose hacia posturas conservadoras. Con esta elección, la Casa Blanca espera que Sotomayor equilibre el Supremo.

  
BUSCAR EN NJ: