Espacio disponible para su publicidadNoticias Jóvenes  

  Diciembre  
4
  Sábado  
   

Consejo de la Juventud de Zaragoza

MisMontes.com

AupaZaragoza.com

Iglesia en Zaragoza (Hoja Diocesana)

Espacio Disponible para su PUBLICIDAD 976 274426

  
Colonias de Verano Ánade en el Pirineo Aragonés para chicos y chicas de 7 a 17 años - ABIERTA LA INSCRIPCIÓN VERANO 2021

AragónLas hogueras de San Juan reviven la tradición y alumbran una noche de rituales mágicos
Redacción (NJ) (Jun 25, 2009) Aragón
La noche de San Juan huele a madera quemada, sabe a patatas o longaniza asadas y suena a música, antaño de baile, y ayer de cualquier estilo que entusiasme a los asistentes o que pueda permitirse el presupuesto de cada uno. Una noche mágica y de rituales en la que la mejora de las temperaturas invitaba a apurarla al aire libre hasta bien entrada la madrugada. Sin las molestas rachas de viento de los últimos días, las tradicionales hogueras prendieron en decenas de lugares, entre los barrios de la capital aragonesa y los municipios de la provincia.

Solo en Zaragoza se encendieron trece, según las inspecciones que tenían que realizar los bomberos. A las 18.30, José Ángel Conde, de la Asociación Tomás Pelayo de Casablanca, ya estaba cargando junto a otros compañeros la furgoneta con "el material", que apenas una hora y media después depositaría sobre las brasas. Asaron 125 kilos de longaniza, otros tantos de longaniza, 75 de morcilla y repartieron alrededor de 200 litros de vino y refrescos.

A las 21.00 Consuelo Alcaine y Pedro Latorre eran los primeros de la fila para coger uno de los cerca de 700 bocadillos que se repartieron. "Llevamos una hora esperando, pero sobre todo es por el ambiente que hay y por hablar con la gente", reconocía Consuelo antes de dar el primer bocado.

Una noche de San Juan muy especial vivió Ricardo Millán, que fue el prendedor de honor de la hoguera de Las Fuentes junto a Aquilino Palomar, aunque este último excusó su presencia. Fue uno de los fundadores de la agrupación vecinal en los años setenta. "Eran tiempos en los que tuvimos que cambiar la mentalidad de unos dirigentes municipales que no venían más allá del centro de la ciudad y los barrios reclamábamos la atención que merecemos", comentaba echando la vista atrás.

Dos guineanas, Awa y Hawa, se desvivían en cortar las barras de pan. "Es la primera vez que colaboramos, otros años veníamos a ver, pero es bonito conocer tan de cerca otra cultura diferente a la nuestra", coincidían ambas.

Esta madrugada propicia para desprenderse de los males recuerdos del pasado y perseguir buenos augurios también tuvo su toque reivindicativo en el parque Bruil. Las obras de buena parte del recinto no pudieron con la organización de la fogata, aunque el lugar en el que tuvo lugar se redujo considerablemente y las vallas se prodigaban por doquier.

Los vecinos de La Magdalena y Tenerías ya criticaron que el arranque de los trabajos coincidiera precisamente con la semana cultural que se celebra coincidiendo con esta festividad de San Juan. "Queremos demostrar que en las calles 'Hay vida' (el lema de las jornadas) pesa a la descoordinación y la falta de consideración de Parques y Jardines", señalaba David Arribas, miembro del colectivo La Madalena-calle Libertad.

Otras hogueras que no defraudaron a los zaragozanos fueron las de Delicias, Domingo Miral, Montecanal, San José, San Pablo, San Juan de Mozarrifar, Actur, el parque de Guevara, el barrio de La Jota y La Almozara.

De cabo a rabo, la tradición se repitió en otros puntos de la provincia. En Cadrete, como novedad, se prendió una segunda hoguera. "El número de vecinos ha crecido mucho y nos precía justo que contasen también con actividades para conmemorar esta festividad", explicó la alcaldesa, María Ángeles Campillos.

El paseo Gabriel Cisneros se convirtió en el epicentro de la fiesta en Tarazona y hubo que esperar hasta la medianoche para que los portantes de las antorchas reavivaran las llamas. Ejea de los Caballeros inauguró las fiestas de San Juan con la llegada del rey Pedro IV. La novedad de este año fue la presencia de los colonos por el cincuenta aniversario de los pueblos de colonización. A la una de la mañana llegó el momento de 'sanjuanarse' y lavarse la cara en la fuente de Bañera.

Alrededor del fuego en La Almunia se bailó con Los Titiriteros de Binéfar. "Se abre la temporada de salir a la fresca y de las fiestas de verano", resumió el presidente de la Asociación Cultural L ' Albada, José Manuel Latorre. En Saviñán los vecinos subieron al Torreón de las Encantadas para escuchar la leyenda de tres doncellas moras allí encarceladas por enamorarse de tres cristianos y que escaparon convertidas en palomas. Imposible enumerar todos los lugares donde las fogatas se convirtieron en el eje del jolgorio y de esas horas mágicas en las que hasta los más incrédulos se apuntan a esas ceremonias para conseguir salud, amor y, con esa crisis tan difícil de olvidar incluso en una noche como esta, trabajo y dinero.

Toca adaptarse a los nuevos tiempos. En Fuendejalón, que inició sus fiestas, la puesta de enramadas (flores) en la puerta de las casas de las chicas solteras deja paso a una nueva versión. "Se dejan todo tipo de objetos, incluidos ramos de flores, pero también un toldo que se lleva de una punta a otra, una valla de obras, atar la puerta de la casa con la de la cochera para que al día siguiente no puedan abrir...", explica la concejal de fiestas, Evangelina Domínguez.

En Orés se sigue bajando al río de este mismo nombre a 'sanjuanarse' (purificarse con agua la cara y algunas partes del cuerpo), pero no a pie, sino en coche hasta la misma orilla. El cauce también es protagonista en Illueca, que se encuentra en fiestas hasta el domingo. La hoguera y el reparto de sangría llenaron de gente el puente viejo. "Aquí todo el mundo nos mojamos algo, o la cabeza o los pies, porque dicen que eso es bueno para salud", dice el concejal de festejos, Jesús Romero.

  
BUSCAR EN NJ: