Espacio disponible para su publicidadNoticias Jóvenes  

  Junio  
8
  Lunes  
   

Consejo de la Juventud de Zaragoza

MisMontes.com

AupaZaragoza.com

Iglesia en Zaragoza (Hoja Diocesana)

Espacio Disponible para su PUBLICIDAD 976 274426

  
Colonias de Verano Ánade en el Pirineo Aragonés para chicos y chicas de 7 a 17 años - ABIERTA LA INSCRIPCIÓN VERANO 2021

InternacionalVeinte años del cierre de China a la democracia
Redacción (NJ) (Jun 05, 2009) Internacional
Las peticiones de democracia en China se silenciaron a tiros el 4 de junio de hace veinte años, cuando el Ejército de Liberación Popular cargó contra miles de estudiantes pacíficos. Hoy el gobierno habla de democracia, pero sin sufragio.

"No tenemos que pedir perdón por nada", señaló el portavoz de la cancillería china, Ma Zhaoxu, al ser preguntado por si el Gobierno del Partido Comunista de China (PCCh, en el poder desde 1949) tiene previsto disculparse con los familiares de los muertos.

Ma, parafraseando la versión oficial, justificó el "incidente político" en aras de "la apertura económica que ha cosechado grandes logros para China en su desarrollo económico y social, en el avance de la democracia y del marco legal".

Sería como aquel "es la economía, estúpido", de la campaña de 1992 del presidente de EEUU Bill Clinton, pero en versión china: "Enriquecerse es glorioso", una frase atribuida al líder Deng Xiaoping, considerado responsable último de la matanza, y una política con la que la memoria ha cedido a la economía.

"El gobierno dice siempre que sin la represión, no habría habido estabilidad estos veinte años", señala Zhang Xianling, de 69 años y que perdió al menor de sus tres hijos, de 17, en 1989"Eso es un error. Sin la represión, no habría corrupción, ni la gran diferencia que hay hoy entre ricos y pobres".

Se calcula que 100 millones de chinos en las principales ciudades del país se manifestaron pacíficamente hace dos décadas pidiendo el fin de la corrupción, la inflación y el desempleo, y mayores libertades, democracia e incluso la dimisión de los líderes.

Parecía que el régimen iba a ceder en China, coincidiendo con la caída de otros gobiernos comunistas y del Muro de Berlín, pero no fue así.

Europa impuso en 1989 un embargo de armas contra Pekín por la matanza, pero hoy Occidente presiona menos: "Es una lástima que muchas potencias democráticas cedan ante el gobierno chino, tal vez por cuestiones como la crisis", se queja Ding Zilin, (82 años) co-fundadora de Madres de Tiananmen.

Mientras los politólogos tratan de encontrar una denominación acertada para el régimen de la tercera potencia económica -autoritarismo elástico, totalitarismo, autoritarismo consultivo, fragmentado, suave-, para Zhang está claro: "Es una dictadura, como durante las dinastías feudales".

Zhang, la otra fundadora de Madres de Tiananmen, rechaza asimilarlo a una tradición cultural china: "En España tienen un rey y no es incompatible con la democracia", dice". Aquí el Partido gobierna en dictadura, censura, es como un Dios al que hay que obedecer. No es una democracia y no es una peculiaridad china".

El malestar ahora está en el campo y en las aldeas, con más de 80.000 protestas al año y una mayor conciencia sobre los derechos del ciudadano, y no en las ciudades, como hace veinte años.

"Hacen falta tres condiciones para que se repita Tiananmen", explica Andrew JNathan, catedrático de la Universidad de Columbia: un gran número de ciudadanos insatisfechos (por crisis o corrupción), un evento detonador (entonces fue la muerte del líder Hu Yaobang) y una división en el seno del liderato.

"Sí, es posible que haya otro Tiananmen, pero los líderes se están asegurando de que no se repitan estas condiciones", agrega.

Aparte de disidentes como Zhang y Ding, y otros ex líderes estudiantiles en el exilio, "el movimiento democrático y de derechos humanos en China es débil, sus activistas están encarcelados o se encuentran bajo una enorme presión", señala el catedrático.

"No es claro el tipo de democracia que clama el Partido, pero creo que sería un sistema que mantenga en el poder al partido gobernante", agrega, y sin sufragio para escoger al poder central

En su estudio sobre el panorama político chino, Nathan distingue varios grupos ideológicos: los líderes actuales (Hu Jintao y Wen Jiabao) que abogan por elecciones sólo locales pero controladas, y con un poder judicial bajo el PCCh, como señala la Constitución

Ni siquiera la siguiente generación, encabezada por Xi Jinping o Li Keqiang, se plantea el sufragio universal.

  
BUSCAR EN NJ: