Espacio disponible para su publicidadNoticias Jóvenes  

  Octubre  
18
  Lunes  
   

Consejo de la Juventud de Zaragoza

MisMontes.com

AupaZaragoza.com

Iglesia en Zaragoza (Hoja Diocesana)

Espacio Disponible para su PUBLICIDAD 976 274426

  
Colonias de Verano Ánade en el Pirineo Aragonés para chicos y chicas de 7 a 17 años - ABIERTA LA INSCRIPCIÓN VERANO 2021

AragónLas solicitudes para aplazar el pago de impuestos se duplican en el último año
Redacción (NJ) (May 20, 2009) Aragón
Las solicitudes que los aragoneses han presentado para retrasar o fraccionar el pago de sus deudas o impuestos contraídos con la Administración se han duplicado en el último año. Los problemas económicos a los que se enfrentan en la actualidad las familias están disparando este recurso que permite aplazar el momento del pago a la espera de una situación mejor. Una fórmula, en todo caso, todavía poco conocida entre los ciudadanos, como reconocen desde el propio departamento de Hacienda del Gobierno de Aragón.

De las 419 peticiones recibidas en 2007 -la mayoría de ellas en la provincia de Zaragoza- se ha pasado a casi el doble, 831, el año pasado. Y la tendencia para este 2009 aún es más pronunciada. Si en el primer cuatrimestre de 2008 se recibieron 180 solicitudes, en el mismo periodo de este año ya se han alcanzado las 258. Un fenómeno que, según apuntó el director general de Tributos de la DGA, Francisco de Asís Pozuelo, es uno de los principales causantes del desfase económico que van a sufrir los presupuestos del presente ejercicio.

De hecho, la caída en la recaudación de impuestos alcanza valores del 35% respecto al pasado año, "lo que hace prever una situación deficitaria", tal y como reconoció el propio Pozuelo. Por ello, ya se están poniendo en marcha en la DGA políticas de recorte de gasto corriente para intentar cuadrar las cuentas.

En todo caso, en la Consejería de Economía, Hacienda y Empleo aseguran que se está trabajando para dar facilidades a las familias con mayores problemas de tesorería. En esa línea, se han suavizado las condiciones por las que el ciudadano puede beneficiarse de esta fórmula de aplazamiento. En concreto, se ha elevado a 18.000 euros el límite de deuda para solicitar el retraso del pago sin necesidad de aportar garantías. Hasta la fecha, por deudas superiores a 6.000 euros, el ciudadano se veía obligado a presentar, en el plazo de dos meses, un aval para que la Administración aceptara el trámite. A partir de ahora, ese límite se triplica.

Por lo que respecta a la cuantía de la garantía, en el caso de superar los citados 18.000 euros, se cubrirá el importe del principal y de los intereses de demora que genere el aplazamiento, más un 25 por ciento de la suma de ambas partidas. Deberá consistir en un aval solidario de una entidad de crédito o sociedad de garantía recíproca.

Excepcionalmente, en caso de que se justifique no poder obtener dicho aval, podrán admitirse garantías que consistan en hipoteca, prenda, fianza personal y solidaria (para deudas inferiores a 9.015,18 euros) u otra que se estime suficiente.

Los ciudadanos, en todo caso, deben pensárselo bien antes de acudir a esta fórmula de pago. Según expertos consultados por este periódico, "hay que analizar los pros y los contras de dicha operación, ya que no sale gratis". Por norma general, en aquellos aplazamientos en los que se presente un aval solidario de una entidad de crédito o similares, la DGA establece el interés de demora legal en el momento de la solicitud. En la actualidad, dicho interés es del 4% hasta el 31 de diciembre de 2009.

Sin embargo, en caso de no presentar ninguna garantía, "será el interés legal del dinero vigente a lo largo del periodo en el que aquel resulte exigible, incrementado en un 25 por ciento". Por ello, tras analizar las condiciones, es posible que sea más rentable forzar la presentación del aval. Además, para deudas de derecho público, no tributarias, como pueden ser las sanciones que la Administración impone a los ciudadanos, se aplica el interés legal vigente para tales casos, que ahora se sitúa en el 5%.

Por otro lado, no solo los ciudadanos hacen uso de estos recursos de aplazamiento para regatear la crisis. Los comerciantes también han mostrado su interés y reconocen que ha aumentado este tipo de solicitudes. Aunque lo que más preocupa al sector, como reconoce el presidente de la Federación de Comercio, José Antonio Pueyo, es la morosidad. "El problema no es vender, sino asegurarte del cobro de lo vendido", apuntó.

  
BUSCAR EN NJ: