Espacio disponible para su publicidadNoticias Jóvenes  

  Abril  
24
  Miércoles  
   

Consejo de la Juventud de Zaragoza

MisMontes.com

AupaZaragoza.com

Iglesia en Zaragoza (Hoja Diocesana)

Espacio Disponible para su PUBLICIDAD 976 274426

  
Colonias de Verano Ánade en el Pirineo Aragonés para chicos y chicas de 7 a 17 años - ABIERTA LA INSCRIPCIÓN VERANO 2021

ReportajesAdiós a la palabra minusválido
Redacción (NJ) (Dec 15, 2008) Reportajes
Es algo muy fácil: olvidarse de lo de minusválido o discapacitado. El concepto adecuado, según reivindica el Movimiento de Vida Independiente, es ‘diversidad funcional’, porque se trata simplemente de “gente que funciona de otra manera”, dice Javier Romañach, experto de la ONU en derechos humanos que ha visitado Zaragoza para presentar ese Movimiento. Pone un ejemplo: “Tú te desplazas con tus pies y yo lo hago con mi silla”. El problema surge cuando esa diferencia impide que unos ciudadanos ejerzan sus derechos, porque no se ponen los medios que necesitan.

“La clave es si estás discriminado o no por funcionar de otra manera”, resume Romañach, y advierte que en estos momentos “las políticas sociales en torno a la diversidad funcional están mal”. Otro ejemplo: el servicio que recibe un tetrapléjico para levantarse de la cama funciona solo de lunes a viernes. “¿Por qué? Yo tengo la manía de querer levantarme todos los días de la semana…”, señala con humor Romañach, y concluye que esas políticas de ayuda no se hacen desde el punto de vista de quienes las necesitan. Lo cual es absurdo, porque todos necesitamos algún tipo de ayuda en nuestra vida: desde el carrito de bebé en el que vamos de niños hasta el apoyo que precisaremos cuando perdamos facultades al llegar a ancianos.

Para tratar de favorecer una mejora, se ha creado el Movimiento de Vida Independiente. “Somos una no-oenegé, con no-recursos, no-presidente, no-idelología y no-nada”, explica Romañach. Se trata solo de un grupo de personas (una “panda de idealistas” de unos 800, según él mismo), vinculadas gracias Internet, que han promovido una serie de manifestaciones para que la gente con diversidad funcional salga a la calle a dejarse ver como primer paso. “Las marchas están inspiradas en el día del orgullo gay”, confiesa Romañach.

Puede parecer que estas movilizaciones no son una forma muy efectiva de conseguir cosas, pero no es así. La principal petición es que se cree la figura del ‘asistente personal’, una persona que atienda a quienes lo necesitan del modo en que lo necesitan. Estos asistentes han de ser profesionales pagados por la administración, no por los usuarios. ¿Y de dónde salen los recursos? Romañach cita el ejemplo de Alemania y Francia, donde existe una “caja única similar a la de la Seguridad Social, que se nutre del 0,5% de los ingresos de los trabajadores y las empresas. Es un sistema parecido al de las pensiones, gestionado por la administración”. Además, según explica, “el 90% de ese dinero se va en pagar sueldos a los asistentes, porque los gastos de gestión son mínimos, de modo que se genera a la vez empleo y bienestar social”.

En España, el Movimiento ya ha logrado que la idea prolifere en algunos lugares, como la Comunidad de Madrid, donde se ha conseguido que con tres millones de euros “tengamos a 62 personas con asistencia personal completa, pagadas con financiación pública”. Y Romañach asegura que, para esa gente, “ha sido un cambio radical”. “Te permite vivir: la gente se casa, tiene hijos, trabaja…”. Y también supone un gran cambio para sus familias.

Romañach visitó la capital aragonesa hace unos días para dar a conocer iniciativas como esa para animar a la gente y las instituciones a plantearse poner en práctica algo parecido. Un paso más para alcanzar lo que aún es un sueño: “Una sociedad donde cabremos todos”, concluye Romañach.

  
BUSCAR EN NJ: