Espacio disponible para su publicidadNoticias Jóvenes  

  Noviembre  
29
  Martes  
   

Consejo de la Juventud de Zaragoza

MisMontes.com

AupaZaragoza.com

Iglesia en Zaragoza (Hoja Diocesana)

Espacio Disponible para su PUBLICIDAD 976 274426

  
Colonias de Verano Ánade en el Pirineo Aragonés para chicos y chicas de 7 a 17 años - ABIERTA LA INSCRIPCIÓN VERANO 2021

Educación y Familia¿Qué es la libertad?
Miguel Ángel Albás (Oct 01, 2008) Educación y Familia
La libertad es la capacidad de poder elegir, de poder decidir, de poder realizar lo decidido. Pero, ¿elegir para qué?, ¿decidir para qué?, ¿realizar para qué? Puesto que, si no existe una finalidad, la libertad no tiene sentido, porque no conduce a ninguna parte. Si da igual lo que elija, lo que decida, lo que realice, para que quiero la libertad. Haga lo que haga da lo mismo, piense lo que piense, decida lo que decida… pero, yo se que no da igual. Mis creencias, decisiones y actos, tienen consecuencias, aunque yo no las quiera, luego, mi libertad tiene una finalidad. Es la capacidad que me permite alcanzar el fin para y por el que existo. Es la capacidad que me permite sentirme responsable de mis ideas, decisiones y actos. Soy responsable puesto que soy libre. Soy libre puesto que soy responsable.

Si la libertad es una capacidad que tiene una finalidad, entonces me vincula con la finalidad por la que haya optado y, al hacerlo, he de renunciar -mientras mantenga el vínculo- a asociarme a otras que sean diferentes. Por lo que, elegir es renunciar. Y si no elijo, también he renunciado a las opciones que he obviado y además, me he vinculado con la no elección, que es una elección en definitiva, Cada elección crea un vínculo, pero todos los vínculos no son iguales. De hecho, la categoría de la vida de un hombre es función directa del tipo de vínculos que tiene establecidos. Hay vínculos que elevan al ser humano. “Si examinamos las mas elevadas manifestaciones de la libertad, encontramos siempre en su principio un vinculo viviente, es decir, una obediencia inspirada por un amor”.

Ser libre, si es un amor verdadero, “es estar pendientes de lo que amamos”. La independencia libre se entiende como soltura, como desprendimiento de lo que impide vincularnos con lo que amamos verdaderamente, como superación de lo que es obstáculo en nuestra mejora personal en función de vínculos. Y “un ser vale por el número y la calidad de sus vínculos” (Saint-Exupéry).

Liberarse de los vínculos establecidos da sensación de libertad al desprenderse de ellos pero, sólo es manifestación de verdadera libertad, cuando se produce para poder establecer otros de mayor calidad y entidad y no al revés. Al despojarse de los vínculos que dan sentido a su vida, el hombre se inmerge en la angustia de una vida sin sentido.

La libertad del tener, para muchos es un espejuelo que trata de engañar la soledad y miseria del que es tan pobre que sólo posee cosas y dinero. Ya que -a veces- por ellas, han perdido los vínculos y la felicidad que proporciona el querer.

El saber, el amor, la elección y el respeto a si mismo, son elementos que abren el camino para crecer en libertad. Saber más, amar más, elegir mejor, respetar la propia intimidad para otorgarla y crear lazos con otras personas, capaces de abarcar el propio ser y llenar las ansias de plenitud que en cada hombre anida, son exponentes del crecimiento en libertad.

La libertad sin responsabilidad, además de que no puede ser, es imposible. La responsabilidad consiste en el hecho de asumir las consecuencias de los propios actos. En cada decisión se elige una alternativa – o se acepta o rechaza la única posible- y con ello las consecuencias que necesariamente se siguen, pero además “responsabilidad quiere decir vinculación a algo”. Es el compromiso aceptado “que hace de la libertad forjadora de un vínculo, que en vez de atar libera, al posibilitar el fin que la puso en movimiento”.

Es imposible y arbitrario negar la propia responsabilidad. Es importante por ello ser conscientes de la misma para facilitar el desarrollo de la libertad y, crear un clima en el que el hombre se enfrente a sus responsabilidades. La dimensión espiritual del hombre hace que su libertad alcance un nivel sobrenatural.

  
BUSCAR EN NJ: