Espacio disponible para su publicidadNoticias Jóvenes  

  Mayo  
21
  Martes  
   

Consejo de la Juventud de Zaragoza

MisMontes.com

AupaZaragoza.com

Iglesia en Zaragoza (Hoja Diocesana)

Espacio Disponible para su PUBLICIDAD 976 274426

  
Colonias de Verano Ánade en el Pirineo Aragonés para chicos y chicas de 7 a 17 años - ABIERTA LA INSCRIPCIÓN VERANO 2021

PolideportivoParís recibe a Carlos Sastre con honores
Redacción (NJ) (Jul 28, 2008) Polideportivo
La última etapa de la prueba más importante del calendario ciclista es muy especial. No podría ser menos en un marco incomparable como son los Campos Elíseos. Cada año el portador del «maillot» amarillo es agasajado con champán durante el recorrido de la jornada, es el centro de los focos de los fotógrafos y al llegar a París todos los aficionados le rinden homenaje a su paso.

Después llega el momento más deseado, la instantánea en lo más alto del cajón con el Arco del Triunfo de fondo. Entre medias, más de cien kilómetros en los que el pelotón se muestra relajado y que sólo se pone serio en las últimas vueltas al circuito urbano de París cuando el triunfo de etapa está en juego. En esta edición, Carlos Sastre ha sido el afortunado en recibir todos los honores a la llegada de la caravana a la capital francesa. Los otros ganadores de las distintas clasificaciones, también.

Subieron al podio, tan espectacular como siempre gracias a la organización, el ganador de la etapa, Gert Steegmans; el vencedor del jersey verde, Óscar Freire; el de puntos rojos, Bernard Kohl; Andy Schleck, líder de la clasificación de los jóvenes; Sylvain Chavannel, corredor más combativo y, finalmente, el mejor ciclista durante las tres semanas de competición, Carlos Sastre, que ascendió los peldaños del podio acompañado de sus dos hijos. Luego le flanquearon Evans y Kohl para escuchar el himno nacional.

Así se despedía una edición más la «Grand Boucle», que ha vuelto a ver como un español, por tercer año consecutivo, recorría las grandes avenidas de París vestido con el jersey más deseado.
El último domingo ciclista de julio es tradicionalmente una fiesta para los franceses, que muestran la majestuosidad de su capital con sus grandes avenidas diseñadas por Haussmann durante el gobierno de Napoleón III a mediados del siglo XIX, y para el resto de aficionados, significa transladarse hasta la Ciudad de la Luz para percibir como una ciudad entera se echa a la calle para saludar a los héroes de la bici.

En el día final, fue el belga Gert Steegmann quien levantó por última vez los brazos tras cruzar la línea de meta después de disputar un esprint en el que Óscar Freire buscaba el quinto triunfo español en la ronda gala. Hubiera sido un colofón magnífico para cerrar una de las mejores actuaciones nacionales en la historia de la prueba francesa. No importaba ya, el séptimo español en escribir su nombre en París esperaba tranquilo, emocionado para portar el último «maillot» amarillo, el definitivo.

  
BUSCAR EN NJ: