Espacio disponible para su publicidadNoticias Jóvenes  

  Mayo  
21
  Martes  
   

Consejo de la Juventud de Zaragoza

MisMontes.com

AupaZaragoza.com

Iglesia en Zaragoza (Hoja Diocesana)

Espacio Disponible para su PUBLICIDAD 976 274426

  
Colonias de Verano Ánade en el Pirineo Aragonés para chicos y chicas de 7 a 17 años - ABIERTA LA INSCRIPCIÓN VERANO 2021

PolideportivoRafa Nadal, Campeón del Master Series de Toronto
Redacción (NJ) (Jul 28, 2008) Polideportivo
En una final en la que Nadal no ofreció su mejor tenis, pero derrotó a Kiefer por 6-3 y 6-2, el español se lleva dos grandes premios: ha levantado su trigésimo título de su carrera, segundo en Cánada, y el sueño de alcanzar el número uno, algo que a principio de año parecía imposible por la hegemonía de Roger Federer, es más que factible. El helvético ya sólo le aventaja en 275 puntos, con un calendario más complicado porque debe defender más puntos que Rafa, quien en el Masters de Cincinnati puede convertirse en el tercer español en tocar el cielo, después de que Ferrero y Moyá fuesen las mejores raquetas del momento.

Nadal ha llegado a un punto que gana tan fácil que se puede permitir el lujo de llevarse todo un Masters Series de Toronto a medio gas. Rafa saltó a la cancha frío, es cierto que en los primeros sets le cuesta arrancar, pero su juego no siguió la línea del resto de la semana, mucho más convincente. Se apuntó los primeros juegos por los errores no forzados del alemán Kiefer, demasiados «drives» fuera y un juego de piernas más lento del que suele hacer gala.

De todas formas, este superdotado de la concentración, no se perdió y supo, como siempre, encontrar los momentos críticos en los que atacar. Dos «breaks» para embolsarse la primera manga en el quinto juego y en el noveno, gracias a una doble falta del alemán y un quinto eterno en el segundo set, en el que tuvo tres puntos de rotura en contra, pero en el tiró de su garra y sacrificio para terminar llevándoselo, fueron renta suficiente para que el mallorquín, que a partir de entonces se disparó hacia el triunfo ante la desesperación de Kiefer que se daba por vencido ante la superioridad del español.

La final fue un poco descafeinada por la ausencia de un contrincante de mayor entidad, más aún porque Kiefer fue una máquina de tirar bolas fuera. Para el germano, las líneas estaban borrosas y daba la sensación de que no tenía muy claro donde estaban pintadas. Kiefer, que ha hecho un gran torneo, menguó al sentir la presencia al otro lado de la red del mallorquín. En ningún instante peligró el triunfo.

La figura de Nadal se agranda semana tras semana. Fue su novena final de la temporada; sumó su séptimo torneo del año (Montecarlo, Hamburgo, Barcelona, Roland Garros, Queen's, Wimbledon y Toronto) y dejó claro otra vez que es un todoterreno. Para él todas las pistas son iguales, da igual que sean de tierra, hierba, sintéticas; ninguna de ellas se le resiste y ya parece extraño no verle en las finales. Rafa mal acostumbra.

  
BUSCAR EN NJ: