Espacio disponible para su publicidadNoticias Jóvenes  

  Noviembre  
30
  Martes  
   

Consejo de la Juventud de Zaragoza

MisMontes.com

AupaZaragoza.com

Iglesia en Zaragoza (Hoja Diocesana)

Espacio Disponible para su PUBLICIDAD 976 274426

  
Colonias de Verano Ánade en el Pirineo Aragonés para chicos y chicas de 7 a 17 años - ABIERTA LA INSCRIPCIÓN VERANO 2021

InternacionalEstados Unidos apuesta por la distribución 'on line' y gratuita de los conocimientos médicos
Redacción (NJ) (Apr 24, 2008) Internacional
La mayor parte de las revistas científicas, entre ellas algunas de las más prestigiosas, ponen sus artículos a disposición exclusiva de sus suscriptores. Sólo al cabo de meses o años pasan a ser de acceso libre. Este 'status quo' podría estar a punto de cambiar dadas las recientes decisiones tomadas por organizaciones como el Consejo de Investigación Europeo y, más recientemente, por los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos de hacer públicos sus estudios.

Los NIH anunciaron hace unos días su intención de exigir a los autores de aquellas investigaciones que reciban financiación de estos centros –cifrada en miles de millones de dólares- que depositen los manuscritos de sus trabajos en la librería digital pública PubMed Central, desde donde cualquiera podrá consultarlos libremente antes de un año desde su publicación.

"Este es un hecho histórico en varios sentidos", explica Harold Varmus, presidente del Memorial Sloan-Kettering Cancer Center de Nueva York y cofundador del grupo 'Public Library of Science' (PLoS), que edita varias revistas de prestigio de acceso abierto.

"Dado que las investigaciones financiadas por los NIH dan lugar a unos 80.000 trabajos publicados al año, la mayor parte de ellos en revistas que no contribuyen a los fondos de PubMed Central, esta librería va a crecer rápidamente hasta alcanzar el doble de su ya impresionante ritmo", señala Varmus en un editorial de la revista 'PLoS Biology'.

Con el aumento del número de estudios puestos a disposición del público, es probable que los autores, que "desean que su trabajo sea leído y citado", se inclinen por enviar sus manuscritos a revistas que acepten esta política 'open access' (libre acceso), que garantiza una mayor difusión de sus hallazgos.

Si otros centros y universidades de prestigio se suman a esta iniciativa es posible que los grupos editoriales científicos se tengan que plantear sus políticas de derechos de autor. Al fin y al cabo, "para que las revistas sean respetables necesitan autores respetables", recuerda Varmus.





  
BUSCAR EN NJ: