Espacio disponible para su publicidadNoticias Jóvenes  

  Octubre  
15
  Viernes  
   

Consejo de la Juventud de Zaragoza

MisMontes.com

AupaZaragoza.com

Iglesia en Zaragoza (Hoja Diocesana)

Espacio Disponible para su PUBLICIDAD 976 274426

  
Colonias de Verano Ánade en el Pirineo Aragonés para chicos y chicas de 7 a 17 años - ABIERTA LA INSCRIPCIÓN VERANO 2021

InternacionalSe cumple una década del acuerdo de Viernes Santo
Redacción (NJ) (Apr 10, 2008) Internacional

"Hoy espero que el peso de la Historia se descargue por fin de nuestras espaldas". Con estas palabras, el entonces primer ministro británico, Tony Blair, presentaba el histórico acuerdo de paz del Viernes Santo. Era el principio del fin del IRA, de tres décadas de terrorismo y más de 3.000 muertos.

La imagen de un Belfast dividido entre católicos y protestantes, las pintadas y alambradas, los atentados y el ejército británico desplegado en sus calles demostraban el estado de guerra civil permanente en que vivía el Ulster y que empezaba a atisbar la paz.

El difícil acuerdo, ultimado tras más de 30 horas a puerta cerrada en el castillo de Stormont (Belfast, Irlanda del Norte), venía precedido de 22 meses de negociaciones. De hecho, aunque Blair se apuntó el tanto de la paz, su predecesor, el conservador Jonh Major, le había allanado el camino. Justo el año anterior, el Ejército Republicano Irlandés (IRA) había anunciado un alto el fuego, tras el cual su brazo político, el Sinn Fein, se incorporó al proceso de paz.

Se reunían así dos extremos hasta entonces irreconciliables: el líder del Sinn Fein, Gerry Adams, y los unionistas de David Trimble, quien dudó hasta el último momento. La paz del Viernes Santo implicó, de hecho, importantes concesiones para ambas partes, aunque las justas para que ninguna se supiese derrotada.

El acuerdo reconocía el principio de autodeterminación (el Ulster permanecería ligado a Gran Bretaña, pero dejando la puerta abierta a una consulta para la reunificación con la República de Irlanda) y planeaba una nueva estructura política para Irlanda del Norte, con una Asamblea local. El plan contemplaba además el desarme del IRA y amnistía para los presos que respetasen el alto el fuego.

Un mes después, los ciudadanos de las dos Irlandas acudían en masa a votar el referendum sobre el acuerdo. El 71% de los votantes del Ulster y el 95% de los ciudadanos de la República de Irlanda dieron su apoyo.

  
BUSCAR EN NJ: