Noticias Jóvenes
 Portada
 Prensa
 Radio
 Televisión
 Internet
 Tecnologías
 Reportajes
 Deportes
 Música
 Cine
 Teatro
 ONGs
 Ecología
 Educación
 Libros
 Gente
 Sociedad
 Perfiles
 Encuestas
 ICC   Ánade
 Enlaces
 Hemeroteca
 Quiénes somos
 Colabora con NJ
 Contacto
La visualización completa del índice requiere JavaScript. En todo caso, el índice completo es accesible desde la Portada

LIBROS  •  19-4-2004

Maruja Torres: "Temo la Incertidumbre"
Rebeca Muñoz (NJ)

Tras una larga carrera, Maruja Torres, ganaba con "Mientras vivimos" el Premio Planeta 2000. Cuatro años después aparece "Hombres de lluvia", aunque en esencia su título sería "Mientras morimos".

Maruja TorresMaruja Torres nació en Barcelona en 1943. Es una de las periodistas más reconocidas de España; su labor en el diario El País le ha valido, entre otros Premios como el Francisco Ceredo y Víctor de la Serma. Ha publicado dos novelas humorísticas "¡Oh, es él!" y "Ceguera de amor". Un libro de viajes "Amor América" y la recopilación de artículos periodísticos "Como una gota". Así como sus memorias como mujer periodista, "Mujer en guerra", y una novela algo autobiográfica "Un calor tan cercano". Con "Mientras vivimos", ganó el premio Planeta 2000 y alcanzó el medio millón de lectores, consolidándose como una de las mejores novelistas de nuestro país, aunque algunos no lo quieran.

Cuando Maruja Torres comenzó a escribir "Hombres de lluvia", lo hizo como una parábola de lo que estaba ocurriendo en el mundo en ese momento. Un mundo que tenía perspectivas de empeorar. Un libro que se cimentó tras el comienzo de la guerra de Irak, y del sentimiento de guerra globalizada.

Al Beirut reconstruido de sus propias cenizas, llega Malcolm, el protagonista de la novela. Una novela llena de amores, desamores, esperanzas, desesperanzas; una ciudad llena de desarraigo y de misterio; un libro que combina conspiración y conjura. Incertidumbre y esperanza, o desesperanza.

Para la propia autora se trata de la historia de una evolución hacia la madurez, hacia una riqueza personal, basada en esa incertidumbre que ella misma sentía tras el comienzo de la guerra de Irak. "Se trata de un personaje pesimista, que gracias a adquirir una madurez serena durante el libro, hace que alcance un atisbo de optimismo, una fortaleza que le valdrá para tener esperanza".

Maruja Torres ama Beirut, "una ciudad que tras quince años de guerra civil, algo que nosotros también hemos pasado, su gente tira adelante y tiene historias. Historias con ganas de olvidar y de recordar. Hay amores, hay desamores, hay vida y hay muerte".

"La vida es un fracaso, en el mejor de los casos; porque la misma muerte es un fracaso, todo cambia por lo diferente que puede ser el cómo enfrentarse a ese fracaso". El libro viene marcado por el fracaso de los demás, lo que hace que Malcolm aprenda a no tener miedo a fracasar.

Maruja TorresEl sentido de la vida es vivir y crear. Un sentido que hoy, más que nunca, se debe vivir al momento, se debe vivir el momento. Este significado los españoles lo hemos aprendido de una manera muy dura, a base de golpes, como los atentados del pasado 11M. Maruja declaraba que se trata "de una sensación de guerra, de que no hay donde esconderse, nos hemos hecho adultos en la dureza de la vida, algo que en muchos países se debe de aprender antes".

El precio que hemos pagado es alto, nos faltan 192 personas y otras que sufren el dolor; para la periodista el mayor miedo es éste: "cuando hay poco que perder, eso da miedo; se puede hacer cualquier cosa". Las tecnologías tampoco nos han beneficiado "hoy puedes matar a doscientas personas y no les ves ni la cara; si matas a doscientas focas, seguro que les ves la cara y algún día sueñas con ellas".

Del 11M Maruja Torres recuerda los cambios que aún hoy están en la consciencia, adormilados; la sensación de ahogo de ese día, que ella también paso en Madrid. "El miedo es lo peor que te puede pasar, te entrega".

La escritora carece de esperanza, pero se debe aparentar que uno la tiene, gracias a la fortaleza, a los amigos. Y recuerda "cada generación ha tenido lo suyo, pero todavía me da gusto ver jugar a los niños en el parque".

Los cambios del gobierno para ella se deben a que la gota que colmó el vaso, esta vez se colmó con sangre. Y añade que en estos momentos el mayor peligro que hay en España, y parece no preocuparnos, es la violencia doméstica; un hecho que cada día mata a alguna de nosotras. Para la escritora "nos cruzamos, nos rozamos, pero todavía a día de hoy, no nos mezclamos".