Noticias Jóvenes
 Portada
 Prensa
 Radio
 Televisión
 Internet
 Tecnologías
 Reportajes
 Deportes
 Música
 Cine
 Teatro
 ONGs
 Ecología
 Educación
 Libros
 Gente
 Sociedad
 Perfiles
 Encuestas
 ICC   Ánade
 Enlaces
 Hemeroteca
 Quiénes somos
 Colabora con NJ
 Contacto
La visualización completa del índice requiere JavaScript. En todo caso, el índice completo es accesible desde la Portada

LIBROS  •  8-3-2004

Murió el Amante de la "Lengua Viva", Lázaro Carreter
Silvia Forcén Cano (NJ)

Fernando Lázaro Carreter, lingüista y académico, nació el 13 de abril de 1923, natural de Zaragoza, y falleció alrededor de la 1:30 de la madrugada del 4 de marzo de 2004, a causa de un proceso pulmonar y una serie de desarreglos generalizados, por los que llevaba varios días hospitalizado en la clínica La Concepción de Madrid. Sus restos fueron incinerados el 5 de marzo, a las 13 horas en el tanatorio de la Paz, y sus cenizas trasladadas a Magallón, en Zaragoza, tierra natal de Lázaro.

Fernando Lázaro CarreterFalleció un mes antes de cumplir los 81 años, y ha sido una gran pérdida para las letras en España e Hispanoamérica. Desde 1973 ocupaba el sillón "R" de la Real Academia Española de la Lengua, y ahora ese asiento quedará vacío. Escribió libros de texto con los que miles de estudiantes en España aprendieron a no decir vulgaridades, y con el que aprendieron a entender un poco más esa Lengua Española que él defendía. Fue un destacado investigador de la literatura de los siglos XV, XVII y XVIII. Y a la Academia le dio un toque modernizador, por el que siempre será recordado dentro y fuera de ella.

Pero su gran obra fue "El dardo en la palabra", un libro en el que recogió los gazapos y todo tipo de incorreciones lingüísticas, habladas y escritas, que se suceden en los medios de comunicación, y que tuvo un gran éxito comercial. Y con el que en julio de 1998 recibió el Premio Don Juan de Borbón 1997, que otorga la Fundación Conde de Barcelona y promueve el diario "La Vanguardia".

En 2003 escribió el segundo volumen, "El nuevo dardo en la palabra", donde se recogen los artículos que publicó en "El País" en los últimos cuatro años, y con el que continuó el éxito.

El pasado año Fernando Lázaro decía: «Percibo que una anemia idiomática crece en los hispanohablantes hasta extremos que anuncian una nueva lengua: el guirigay»; y es que a Lázaro «le seducía enormemente la lengua del pueblo, la lengua viva», según palabras de su amigo y actual director de la Real Academia Victor García de la Concha.

Fernando Lázaro entró en la Academia en 1972 y ocupó el cargo de director durante siete años, hasta 1998, en que le sucedió el que por entonces era secretario de la institución, Víctor García de la Concha.

Lázaro fue además, decano de la Facultad de Filosofía y Letras de Salamanca, catedrático de la Universidad Complutense de Madrid y profesor en la Sorbona, además de visitante en muchas universidades, y fue un discípulo destacado de Dámaso Alonso.

Portada de 'El dardo en la palabra'En sus escritos recogía los "dardos" en las palabras, le gustaba escuchar la radio, buscaba en los medios de comunicación aquellos gazapos, que él llamaba «infracciones al sentido común», y que cometemos los periodistas. Según declaraba Fernando Lázaro Carreter, el mayor enemigo para el idioma, era la escuela: «La auténtica enemiga de nuestro idioma es la escuela, cuando no cumple su obligación».

Entre sus premios y distinciones, cabe destacar que es Comandeur dans l´Ordre des Arts et de Lettres de Francia; posee la Creu de Sant Jordi; y fue Premio Aragón de las Letras en 1990. También obtuvo el Premio de Periodismo Manuel Aznar y Manuel de Cavia, el Premio Internacional Menéndez Pelayo, y el Premio Nacional de Periodismo Miguel Delibes.

Miguel Delibes consideró que el castellano le debe a Lázaro Carreter «un inmenso paso hacia adelante». Y recordó que bajo su dirección «la Real Academia de la Lengua alcanzó la mayoría de edad».