Noticias Jóvenes
 Portada
 Prensa
 Radio
 Televisión
 Internet
 Tecnologías
 Reportajes
 Deportes
 Música
 Cine
 Teatro
 ONGs
 Ecología
 Educación
 Libros
 Gente
 Sociedad
 Perfiles
 Encuestas
 ICC   Ánade
 Enlaces
 Hemeroteca
 Quiénes somos
 Colabora con NJ
 Contacto
La visualización completa del índice requiere JavaScript. En todo caso, el índice completo es accesible desde la Portada

PERFILES  •  2-12-2003

Noticias Jóvenes entrevista a Fernando Torres, ex-Director de la Academia General Militar de Zaragoza:

"El Ejército Español Necesita el Cariño de la Sociedad"
Héctor Mendal (NJ)

Fachada de la Academia General Militar de ZaragozaFaltan unos minutos para las 5 de la tarde y nos disponemos a entrar en las instalaciones de la Academia General Militar de Zaragoza (AGM), donde hemos concertado una entrevista con el General Director de la Academia, Don Fernando Torres. En un primer control de seguridad, explicamos que somos periodistas y nos hacen pasar a un segundo control, donde comprueban nuestros DNI y avisan telefónicamente al responsable de relaciones institucionales, con el que hemos gestionado la entrevista. Pasados unos minutos, nos recibe y nos conduce por una serie de pasillos y escaleras, hasta llegar al despacho del General. Confieso que la parafernalia y el protocolo militar nos impresiona y nos hace estar un poco más inquietos de lo normal. Tras los saludos de rigor, le doy al botón rojo de mi grabadora y comenzamos.

Noticias Jóvenes (NJ): ¿Cuántos años lleva de servicio?

General Fernando Torres (GFT):
Empecé en 1965, por lo que ya llevo 38. Toda una vida en esta empresa.

NJ: ¿Cuál es la valoración que hace de los tres años que ha estado al frente de la AGM?

GFT:
Ya había estado cuatro años como jefe de estudios, desde 1996 hasta el 2000, que vine como General Director. He potenciado las relaciones exteriores de la Academia con entidades como la Universidad de Zaragoza, o las tareas de mantenimiento e infraestructuras, sin abandonar la Jefatura de Estudios. Aquí se forman a todos los oficiales del Ejército Español. No olvidemos que la enseñanza militar se encuentra integrada dentro del sistema educativo general, por lo que los títulos militares están equiparados con los de la enseñanza pública. En la AGM, a través de nuestros planes de estudio, se realizan gran cantidad de actividades, que yo he tratado de potenciar.

NJ: ¿Cómo colabora la AGM con las entidades y organismos públicos?

GFT:
Existe la Cátedra Miguel de Cervantes, que está formada por un equipo mixto de la Universidad de Zaragoza y la AGM, que programa una serie de actividades, como conferencias, seminarios, cursos, intercambio de profesores con la Universidad de Zaragoza o congresos. Quizá la actividad más conocida sea el Curso Internacional de Defensa, que se realiza durante el mes de septiembre en Jaca, en el que se busca un tema importante de actualidad y se llevan ponentes de la máxima categoría.

Con el Ayuntamiento de Zaragoza también colaboramos, apoyando a la Policía Municipal, que viene esporádicamente a realizar prácticas de tiro. Incluso los bomberos, muchas veces, utilizan nuestras instalaciones para realizar prácticas deportivas, pruebas físicas en nuestras magníficas instalaciones o prácticas de extinción de incendios. Se podría decir que tenemos una buena sintonía con las instituciones de la ciudad de Zaragoza.

NJ: Tras los diversos ataques terroristas que están teniendo lugar en todo el mundo, especialmente tras el atentado contra el World Trade Center en Nueva York, ¿ha aumentado significativamente la seguridad en los cuarteles?

GFT:
La seguridad ha sido una preocupación siempre, en todas las instalaciones civiles y militares. Grandes medidas no se han tomado, lo que pasa que cuando ves esos atentados salvajes por todo el mundo, aumenta tu cautela y tu atención.

NJ: Es obvio que el número de soldados ha descendido tras la supresión del servicio militar obligatorio. ¿Qué opina al respecto?

GFT:
Efectivamente, el número de soldados ha descendido y esto se nota especialmente en aquellas regiones en las que hay menos paro, que son las que más afectadas se han visto. De cualquier manera, todos somos conscientes de que el Ejército profesional era una necesidad y hacemos todo lo posible para que los soldados profesionales se sientan a gusto en el Ejército, que puede ser un buen medio de vida.

NJ: ¿Ha bajado el nivel de exigencia de las pruebas a la hora de entrar en el Ejército?

GFT:
Hay cada vez menos gente joven y eso ha repercutido en la enseñanza militar. En 1992 había quince opositores por plaza para ingresar en la AGM, y ahora sólo hay cinco. Indudablemente, se han limado las condiciones de ingreso para hacer que éste sea algo más asequible. Yo creo que se puede ser muy buen soldado bajando un poco la dificultad de las pruebas.

NJ: ¿Existe algún límite de años que un soldado profesional puede estar en el Ejército?

GFT:
Efectivamente, hay un límite que son doce años de servicio o hasta cumplir los 35 años de edad. Está habiendo problemas con militares de complemento que ya han cumplido este plazo, pero hay una Ley que todos tenemos que respetar.

NJ: Después de la eliminación del servicio militar obligatorio y, debido al fenómeno de la emigración, hay muchos extranjeros que se hacen militares profesionales en España.

GFT:
Siendo Teniente y Capitán estuve destinado en la Legión varios años, y allí había legionarios franceses, alemanes y portugueses, que cumplían su cometido correctamente. El que haya soldados extranjeros en el Ejército Español no es un tema nuevo. Los porcentajes son pequeños, pero mientras sean buenos soldados me parece bien que se integren en el Ejército.

NJ: El Ejército se ha caracterizado en los últimos años por realizar misiones humanitarias y de solidaridad. Todos recordamos las imágenes de los militares limpiando de la costa el fuel vertido por el Prestige. ¿Cuál es su punto de vista, cree que el Ejército debe ayudar en estos asuntos?

Patio principal de la AcademiaGFT:
Se ha hecho una labor importantísima y yo creo que no se ha valorado convenientemente la labor que ha efectuado el Ejército en la tragedia del Prestige. No es algo que nos guste a los militares que nos echen flores, ya que estamos para ayudar a la población, y dar la vida por ella en caso de que exista un conflicto bélico. Para un militar, quizá, de las cosas más duras que pueda haber es que no tengamos el respeto de la sociedad. Pero, en todo caso, estoy tremendamente orgulloso de que el Ejército colabore en este tipo de tareas que, además, ayudan a que se conozca un poco más a los militares en el seno de la población civil. También hemos adaptado nuestros planes de estudios a los temas internacionales con el objetivo de que el oficial que salga de la AGM lo haga con una mayor formación, puesto que las misiones humanitarias e internacionales motivan más al alumno.

NJ: ¿Qué le parece que la mujer se integre cada vez más en el Ejército?

GFT:
Lo veo perfecto, con mucho respeto. Tienen mucho mérito, porque algunas toman decisiones muy exigentes, realizando esfuerzos tremendos. En algunos cometidos, la mujer lo puede hacer mucho mejor que el hombre, pero para otros se exigen unas cualidades físicas y de carácter muy altas e, incluso en estas y a la hora de coger un arma, en la AGM lo hacen todas muy bien y merecen todo nuestro respeto. Es más, son muy exigentes consigo mismas, superando las dificultades que se pueden encontrar. De cualquier manera, la mujer ya lleva muchos años incorporándose al Ejército y, actualmente, son tratadas con mucho respeto por todos los compañeros.

NJ: ¿Las pruebas físicas son las mismas para hombres y para mujeres?

GFT:
Para ingresar en la AGM hay una ligera diferencia, pero posteriormente dentro son las mismas. Además, gracias a nuestras instalaciones y a nuestro profesorado superan, con esfuerzo, las pruebas físicas.

NJ: Un tema que preocupa mucho a la sociedad actual es el de los niños soldado, ya que muchos ejércitos, del Tercer Mundo principalmente, los utilizan entre sus filas. ¿Qué opinión tiene al respecto?

GFT:
La misma que a cualquier persona, y más si tienes hijos o hermanos pequeños. Ver a esas criaturas empuñando un arma me da terror y mucha pena, puesto que soy militar y sé lo duro que es esto y que ese niño pueda tener la misma misión que yo como militar me da terror.

NJ: ¿Qué le está pareciendo la labor de los soldados españoles en Irak?

GFT:
La situación es complicada, no hay más que ver las noticias y enterarte de las bajas que está teniendo el Ejército de los Estados Unidos o los numerosos atentados. Nuestros soldados están muy ilusionados, y la labor que están realizando allí es admirable. Sinceramente, creo que somos un Ejército que está haciendo las cosas bien y dejando en buen lugar el nombre de España. Pero necesitamos el apoyo y el respeto de la sociedad; si no, no somos nada.

NJ: Tradicionalmente, en los medios de comunicación aparece el Ejército norteamericano como el mejor del mundo. En comparación con otros ejércitos, ¿cómo ve al español?

GFT:
Estuve hace poco en West Point -Academia de los Estados Unidos con la que se va a realizar próximamente un intercambio de cadetes-, he estado en Italia, en Inglaterra viendo Academias y no hay una gran diferencia. La calidad humana del Ejército Español es excepcional. Recuerdo que, cuando venían representantes de ejércitos extranjeros se interesaban mucho por los planes de estudio y la educación de los soldados, debido a que tenemos una buena imagen en el extranjero gracias a nuestro carácter, porque el Ejército Español es muy solidario. Lo que nos falta muchas veces son medios.

NJ: ¿Medios tecnológicos o de presupuesto?

GFT:
En tecnología no estamos a la última, pero vamos mejorando la dotación técnica de nuestras unidades. Nos gustaría tener más dinero, lógicamente, para atender mejor nuestras necesidades de defensa.