Noticias Jóvenes
 Portada
 Prensa
 Radio
 Televisión
 Internet
 Tecnologías
 Reportajes
 Deportes
 Música
 Cine
 Teatro
 ONGs
 Ecología
 Educación
 Libros
 Gente
 Sociedad
 Perfiles
 Encuestas
 ICC   Ánade
 Enlaces
 Hemeroteca
 Quiénes somos
 Colabora con NJ
 Contacto
La visualización completa del índice requiere JavaScript. En todo caso, el índice completo es accesible desde la Portada

TELEVISIÓN  •  18-8-2003

De la Tele al Estudio de Grabación
Héctor Mendal (NJ)

En los últimos años, las casas discográficas se están sirviendo de la televisión para facturar a las nuevas estrellas de la música.

Los precedentes

Todo comenzó en el verano de 2000, cuando Telecinco decidió emitir un novedoso programa de la productora televisiva Zeppellin. Ese programa era Gran Hermano, que se convirtió en un auténtico fenómeno social debido a sus elevadas audiencias. Pero el formato del programa no se agotó en la pantalla de nuestros televisores, sino que se convirtió en un auténtico fenómeno multimedia, realizándose camisetas, juegos,... una película y varios discos. Algunas productoras, como Get, Endemol o Zeppellin TV decidieron sacar al mercado un recopilatorio discográfico con algunas de las canciones que los concursantes del programa escuchaban dentro de la casa; las más comerciales, por supuesto. Las productoras televisivas y las grandes discográficas habían descubierto la gallina de los huevos de oro, comprobando cómo éste recopilatorio conseguía situarse en los primeros puestos de las listas de ventas en España. Incluso una concursante de dicho programa, María José Galera, llegó a grabar un disco, "Tú eres", con la ayuda de la productora alicantina Miza.

El salto a la fama

Tras el éxito del disco de Gran Hermano, y a pesar de la poca repercusión que tuvo el de María José Galera, la productora Gestmusic Endemol, dirigida por Toni Cruz y Josep María Mainat, antiguos integrantes del grupo humorístico La Trinca, y propietaria, entre otros programas, de Crónicas Marcianas, decidió unir el formato de Gran Hermano con el del programa que estaba fabricando nuevosDavid Bisbal ya tiene hasta un parque en Almería con su nombre ídolos musicales en buena parte del mundo, Pop Idol. Así nació Operación Triunfo. Y no les pudo salir mejor: sus concursantes, en su mayoría gente joven y atractiva físicamente, conquistaron los corazones de los adolescentes fans, a los que ya se les habían quedado obsoletos ídolos de comienzos de los 90 como Alejandro Sanz, Michael Jackson o el propio Ricky Martin. El resultado: 16 nuevas carreras musicales, pagadas por discográficas privadas, pero que se sirvieron como trampolín de una cadena pública, Televisión Española, que saldó una gran parte de su deuda debido a los ingresos por publicidad y la mercadotecnia que movieron los Bisbal, Chenoa, Bustamante y compañía. Todos ellos, apoyados por una tremenda campaña promocional contra la que los artistas y grupos musicales de toda la vida y, especialmente, aquellos con un estilo musical diferente al de Operación Triunfo, poco pudieron hacer.

La saturación del mercado

Viendo el tremendo éxito que tuvo el formato de Operación Triunfo en Televisión Española, Telecinco no se quiso quedar atrás y compró los derechos para España de Pop Idol, emitiendo un programa titulado Popstars, todo por un sueño cuyas concursantes -todas ellas chicas- no tuvieron tanto éxito como los participantes de la primera edición de Operación Triunfo. Muchas de ellas realizaron galas por toda España, pero ninguna de ellas cuajó en solitario, reuniéndose algunas de sus componentes en el grupo Belle Pop, que ha sacado recientemente su disco "Olor a nuevo" al mercado.

Pero la cosa no acaba aquí: Televisión Española ha seguido emitiendo el concurso Operación Triunfo -dieciséis nuevos aspirantes a cantante-, y prepara una nueva remesa del programa, esta vez incluso con niños, que no vivirán en la Academia. Por su parte, otros formatos televisivos han seguido saturando el mercado musical; y si no, ahí tenemos a los individuos de Hotel Glam, que han sacado su propio recopilatorio y algunos, como Dinio -Hasiendo el amor- o la sex-symbol Malena Gracia -Loca- han colocado sus primeros singles entre los más vendidos de las listas de éxitos.

No hay que olvidarse tampoco de las series de ficción; los chicos de Un Paso Adelante, emitida por Antena 3,Fran Perea prepara el terreno para su primer disco con el single Uno más uno son siete pasean su palmito por toda España, amparados por Globomedia, la productora de Emilio Aragón, en una gran gira de conciertos a lo largo y ancho de toda la geografía nacional. El último producto televisivo que ha dado el salto al mundo musical es Fran Perea -Marcos en la serie de Telecinco Los Serrano-; su tema -escrito por Mikel Erentxun- Uno más uno son siete, es el preludio de un disco que verá la luz en el próximo otoño. En vistas de lo fácil que está hacerse un hueco en el mundo de la canción, si tienes un buen padrino detrás, la actriz Leonor Watling también ha decidido dar ese salto de la pantalla al estudio de grabación, y en septiembre grabará su primer disco al frente del grupo Marlango.

En definitiva, que para poder mantener o recuperar su sitio en el panorama musical, los cantantes de toda la vida van a tener que ingresar en un programa de televisión o en una serie para saber si el público les sigue queriendo. Algunos ya lo han hecho, en Vivo Cantando, que ha ofrecido la posibilidad de volver a grabar un disco a la mítica Karina. No sé ustedes, pero yo no veo a artistas como Miguel Ríos, Loquillo, Rosendo o Joaquín Sabina en un concurso de estas características. Aunque quién sabe. Perra televisión.

Rosendo, con treinta años de carrera también ve cómo su mercado disminuye debido a la llegada de jóvenes ávidos de triunfos