Noticias Jóvenes
 Portada
 Prensa
 Radio
 Televisión
 Internet
 Tecnologías
 Reportajes
 Deportes
 Música
 Cine
 Teatro
 ONGs
 Ecología
 Educación
 Libros
 Gente
 Sociedad
 Perfiles
 Encuestas
 ICC   Ánade
 Enlaces
 Hemeroteca
 Quiénes somos
 Colabora con NJ
 Contacto
La visualización completa del índice requiere JavaScript. En todo caso, el índice completo es accesible desde la Portada

PERFILES  •  14-7-2003

Eva Amaral y Juan Aguirre se consolidan fuera de las fronteras aragonesas con un álbum redondo, repleto de grandes canciones, y avalado por la cantidad de premios recibidos

Cuando Eran una Pequeña Parte del Mundo
Rebeca Muñoz (NJ)

Se debe hablar de ellos porque son de la tierra, pero además, merece la pena hablar de ellos porque realmente son buenos. Son buenos. Estoy hablando de Amaral.

Eva Amaral y Juan Aguirre han conseguido tras años de duro trabajo alcanzar uno de sus sueños más anhelados. Y se trata, nada más y nada menos del reconocimiento en el mundo de la música. Un reconocimiento que viene avalado por los miles de discos que han vendido y las decenas de premios que han recibido durante estos años (cinco premios de la música, un premio MTV, todos durante este año). Han abierto de nuevo sus fronteras, e interpretan sus canciones en italiano e inglés. Llegando a tocar en Nueva York, y en la gira EÑE que llevó a lo mejor del panorama pop-rock español de gira por Latinoamérica.

Eva y Juan, Juan y Eva, Amaral. No son uno, como mucha gente creía en un principio, son un uno formado por dos partes compactadas de tal manera que globalizan el escenario o el momento como una sola presencia.

Comenzaron a tocar en bares pequeños donde se les permitían una cierta libertad al interpretar sus temas en directo, eso es lo que echan de menos al alcanzar la fama, programas donde el cantante se ponga de nuevo a prueba para interpretar y defender uno de sus temas.

Ellos no lo tuvieron fácil, hasta que en 1998, se publicara su primer álbum "Amaral", habían pasado ya muchas aventuras en este difícil mundo. Juan ya había publicado en 1991 un álbum, con su anterior grupo "Días de Vino y Rosas".

Ese primer disco fue el pistoletazo de salida para el grupo y permitió que la melodiosa voz de Eva se incorporará a nuevos proyectos. Colaboración especial en el disco "Pequeño" de Enrique Bunbury (que siempre fue un apoyo para los maños), colaboró con Tam Tam Go en "Miscelánea". Una de sus grandes colaboraciones fue formar parte de la banda sonora de la película "No te fallaré", basada en la popular serie "Compañeros", el tema "Al final" caló hondo en los corazones de aquellos fans y de los no fans de la serie, adentrándonos en un mundo de sentimientos al son de la palabra amistad. En nuestras memorias permanecían ya canciones como Rosita, el primer himno popular del grupo en atravesar las ondas hertzianas de las radios de nuestro país.

Pero pronto, y así lo hacía vaticinar el título del segundo disco, abrirían sus fronteras. "Una pequeña parte del mundo", publicado en el 2000 confirmaba ya la gran carrera que tenían por delante Eva y Juan. Al mundo se abrieron y nos regalaron canciones como "Cabecita loca", "Cómo hablar", o "Subamos al cielo" o una versión del tema de Cecilia "Nada de nada". Con este disco alcanzaría las noventa mil copias, y el futuro se teñía de color esperanza para la pareja.

Así llega en el 2002, "Estrella de Mar", que con su primer single "Sin ti no soy nada" pone los pelos de punta a todos aquellos fieles seguidores del grupo y hiere la sensibilidad (soltando hasta alguna lagrimilla) de aquellos seguidores de la buena música. Amaral se consolida con este álbum en uno de los reyes del pop-rock de nuestro país. "Moriría por vos", "Rosa de la Paz"... cualquiera de las canciones de este nuevo disco rebosa calidad por todos los lados.

Eva profundiza una vez más, y de forma magistral, en el interior de su propia voz para buscar en sus sentimientos y emociones más personales sabiendo transmitirlas con su música. Y no extraño ya que han dicho de su música: "Voz templada al fuego de la sensibilidad hiriente, guitarras cristalinas, arreglos de orfebrería, letras llenas de encanto poético, luminosas canciones de inmediatez arrolladora".

Eva, es dueña de una de las voces más características y demoledoras de nuestro país, y Juan, se perfila de nuevo como el rey de la guitarra más culto de nuestro país, juntos la mezcla es sobrecogedora. Música estridente, alejándose cada vez más de aquellos años roqueros pero sin olvidar nunca esas guitarras que junto a la voz de Eva hacen estremecer a cualquiera.

Si aún te quedan dudas de su talento, un consejo. Ve a cualquiera de sus directos. Ponen la piel de gallina. Escucha la voz de Eva, siente la guitarra de Juan, y recapacita los textos de sus letras. Ahora, lo único que nos queda es esperar su nuevo disco, el listón está ya muy alto, pero seguramente, el resultado no nos defraudará. Todo esto, Amaral lo puede hacer en cualquier pequeña parte del mundo bajo una estrella de mar.